Descubre las mejores cosas que hacer en Dinamarca: Guía para turistas

Dinamarca es un pequeño país ubicado en el norte de Europa que se ha convertido en uno de los destinos turísticos más populares de la región. Con su historia fascinante, su cultura vibrante y su impresionante belleza natural, no es difícil entender por qué Dinamarca es un lugar de visita obligada para los turistas de todo el mundo. Si estás planeando un viaje a este hermoso país, no te pierdas nuestra lista de las mejores cosas que hacer en Dinamarca para que puedas aprovechar al máximo tu viaje. Desde explorar la pintoresca ciudad de Copenhague hasta visitar los majestuosos castillos del país, hay algo para todos en Dinamarca. ¡Comencemos!

Cosas que hacer en Dinamarca

1. Nyhavn

Nyhavn es definitivamente un lugar que no puedes perderte en tu visita a Dinamarca. Como zona turística, no sorprende que haya tanto ambiente y opciones de ocio. A pesar de la lluvia y el frío, pudimos disfrutar del lugar rodeados de muchas personas paseando y comiendo en los restaurantes y bares que bordean el canal. Además, no podemos olvidar mencionar lo icónico que es este lugar de Copenhague. Las casas multicolores, el canal y las embarcaciones crean una imagen única que no puedes encontrar en cualquier parte del mundo.

La atmosfera navideña en Nyhavn es encantadora. Es una experiencia mágica caminar por sus calles iluminadas, disfrutando de bebidas calientes y comida. Sin embargo, es importante destacar que este lugar atrae a muchos turistas, lo que puede ser un inconveniente en ciertas épocas del año. Por esto, si no te gusta estar en lugares muy concurridos, tal vez quieras evitar los días concurridos.

Nyhavn

Pese a su popularidad entre los turistas, Nyhavn es un sitio en desarrollo, y tal vez en un futuro no muy lejano se convierta en uno de los barrios más modernos y exclusivos de Copenhague. En cuanto a la oferta gastronómica, es importante mantenerse alerta para encontrar opciones a precios más bajos en algún pequeño restaurante en alguna de las calles aledañas. En conclusión, Nyhavn es un sitio emblemático y obligatorio de la ciudad y definitivamente disfrutamos de nuestro paseo por allí.

2. Jardines Tivoli

Si viajas a Dinamarca en Navidad, sin duda debes visitar Jardines Tivoli. La iluminación navideña le da un encanto especial y crea un ambiente muy entrañable, especialmente cuando cae la noche. Además, cuenta con atracciones para todos los gustos y edades. La que más nos gustó fue Villa Vendetta, aunque no se puede negar que todas son muy divertidas. Sin embargo, hay que mencionar que el precio de la entrada es un poco exagerado y algunas atracciones requieren de pulseras adicionales que también tienen un coste elevado.

Otro de los atractivos de Jardines Tivoli son sus bellos jardines, que están muy bien cuidados y limpios. Recomendamos especialmente recorrerlos de noche, cuando la iluminación les da un toque mágico. Sin embargo, hay que tener en cuenta que no es un lugar accesible para personas en silla de ruedas, ya que hay tiendas con escalones, atracciones sin accesos y baños cerrados con llave. A pesar de esto, merece mucho la pena visitarlo si estás en Copenhague y eres capaz de disfrutar de su encanto especial.

Jardines Tivoli

Si eres un amante de los parques de atracciones, Jardines Tivoli no te defraudará. Aunque algunos turistas lo consideran más parecido a una kermesse que a un parque moderno, lo cierto es que cuenta con una gran variedad de atracciones para todos los gustos, desde las más emocionantes hasta las más tranquilas. Además, dentro del parque hay tiendas, puestos de comida y bebida, restaurantes y varios espectáculos que se realizan en diferentes momentos del día. Si no te interesan las atracciones, también vale la pena visitarlo para disfrutar de un tranquilo paseo entre sus bellos jardines o simplemente para tomar algo en uno de sus restaurantes.

3. Castillo Rosenborg

Una de las paradas imprescindibles que hay que hacer en Copenhague es visitar el Castillo de Rosenborg, un lugar que no deja a nadie indiferente. Aunque no es de los castillos más grandes que existen en Europa, es impresionante por su belleza y sus detalles históricos. Pero si hay algo que realmente llama la atención, son las famosas joyas de la corona danesa, una auténtica maravilla que no debes perderte.

En nuestra opinión, el Castillo de Rosenborg es mucho más interesante que el Palacio Real, ya que cuenta con una gran colección de objetos antiguos que hacen que el lugar tenga una vida especial. Si te gustan los objetos históricos, te encantará conocer cada rincón de este castillo. Por supuesto, lo más destacado es la sala de trono y las joyas de la corona, que desatan emociones y sentimientos encontrados, pero realmente impresionan.

Castillo Rosenborg

La visita es espectacular y bien organizada. Todos los empleados son muy amables y te hacen sentir como en casa. La colección del museo es muy variada, y las decoraciones y muebles deleitan al visitante. Sin duda, hay que dedicar al menos un par de horas para recorrer cada rincón y admirar cada detalle que puede encontrarse en su interior. Además, los jardines del rey son una preciosidad que no debes perderte. Un castillo que merece la pena visitar para conocer la historia y la arquitectura de Dinamarca.

4. Glyptoteca Ny Carlsberg

Si eres un amante del arte, la Glyptoteca Ny Carlsberg es uno de los lugares que no puedes dejar de visitar en Dinamarca. Ubicado en un impresionante edificio histórico, este museo cuenta con una increíble colección de esculturas de diferentes épocas y lugares del mundo, agrupadas según su origen. Además, cuenta con varias salas de pinturas de artistas reconocidos como Picasso y Monet, así como también una sala especial dedicada a la cultura egipcia.

Aunque la entrada es gratuita los martes, la verdad es que la Glyptoteca es un lugar que vale la pena visitar en cualquier momento de la semana. Lo que más me gustó fue la forma en que está organizada la colección, todo está cuidadosamente curado para ofrecer una experiencia única a los visitantes. Además, el edificio cuenta con un hermoso patio central modernista y una hermosa sala de conciertos decorada con piezas romanas.

Glyptoteca Ny Carlsberg

No obstante, si solo cuentas con unas horas para visitar la ciudad, ten en cuenta que necesitarás al menos unas 3 horas para recorrer todas las salas, así que te recomendamos planificar tu visita con anticipación para no perderte ninguna de las exposiciones. En definitiva, la Glyptoteca Ny Carlsberg es uno de los mejores lugares que puedes visitar en Dinamarca, especialmente si eres un amante del arte y la historia.

5. Iglesia de Nuestro Redentor

La Iglesia de Nuestro Redentor es uno de los lugares imprescindibles en Dinamarca. La torre de esta iglesia es famosa por sus espectaculares vistas de la ciudad, y el hecho de que cuenta con 400 escalones la hace aún más impresionante. Si te animas a subir, te aseguramos que la experiencia merece la pena, aunque la subida puede ser bastante agotadora, especialmente si hace calor. Pero una vez que llegas a la cima, te encontrarás con unas vistas panorámicas que no te dejarán indiferente.

Si eres de los que no le temen a las alturas, te recomendamos subir por los últimos escalones al aire libre de esta torre. La sensación de estar suspendido en el aire observando las vistas es espectacular, aunque como indican algunos usuarios, no es recomendable para aquellos que sufren de vértigo. Además, la subida por la escalera en espiral exterior aporta una originalidad y un plus a esta experiencia que no podrás encontrar en otro lugar.

Iglesia de Nuestro Redentor

Hay que decir que la iglesia no solo es famosa por su torre, sino que su interior es también bastante impresionante. Sin embargo, la estrella del lugar es sin duda la torre, con sus características y vistas impresionantes. A pesar de que puede haber colas para subir, realmente vale la pena esperar para poder disfrutar de estas vistas únicas. En definitiva, si visitas Dinamarca, no puedes perderte la oportunidad de visitar esta iglesia y subir a su torre para disfrutar de las vistas panorámicas de la ciudad.

6. LEGOLAND Billund

LEGOLAND Billund es un parque de atracciones con temática LEGO, ubicado en Dinamarca, que ofrece una experiencia encantadora para niños y adultos por igual. Según las reseñas de turistas, el parque no es muy grande, pero tiene una variedad de atracciones y montañas rusas que son muy divertidas para toda la familia. Además, su espectacular colección de creaciones hechas con LEGO en Miniland es imprescindible para ver y disfrutar.

Sin embargo, algunas reseñas mencionaron algunos aspectos negativos del parque. La aplicación del parque no proporcionaba información precisa del tiempo de espera para algunas de las atracciones, lo que podría resultar frustrante para los visitantes con un horario ajustado. También es importante destacar que los precios de la comida dentro del parque son caros y la calidad no siempre es buena, por lo que tal vez sea útil pensar en llevar su propia comida para evitar problemas.

LEGOLAND Billund

Por otro lado, las reseñas destacan que el parque es un lugar ideal para familias con niños. Si bien las atracciones no son muy extremas, siempre hay algo para cada edad. Además, puedes traer tu propia comida y hay suficientes instalaciones para que los niños jueguen y se diviertan en todo momento. Las miniaturas de LEGO pueden ser admiradas de cerca y dan vida al parque. En general, LEGOLAND Billund es una opción ideal para una escapada familiar que puede prolongarse por varios días, ya que también cuenta con opciones de alojamiento dentro del parque.

7. Torre Redonda

Si planeas visitar Copenhague, te recomendamos incluir en tu itinerario la Torre Redonda o «Rundetaarn», uno de los símbolos más destacados de la ciudad. Esta emblemática torre es única por su rampa helicoidal que facilita la subida sin exigir demasiado esfuerzo físico, lo que la convierte en una opción ideal para aquellos que prefieren una alternativa diferente a la clásica escalera. Aunque no es la estructura más alta de la ciudad, a lo largo de la subida podrás apreciar diversas exposiciones de arte y disfrutar de una biblioteca tradicional que se encuentra en uno de los tramos de la torre. La entrada de 25 DKK, es muy asequible para la mayoría de los turistas.

Además, llegando a la cumbre, se obtiene una vista panorámica de ensueño de 360 grados de la ciudad de Copenhague. Desde allí, podrás admirar monumentos y edificios históricos, como la impresionante cúpula de la iglesia de Marmorkirken. Ver la ciudad de esta manera es completamente diferente a recorrerla a pie, por lo que te recomendamos llevar tu cámara para inmortalizar las vistas. Si bien puede ser tentador comparar la vista desde la cima de la torre con la que se ofrece desde la iglesia del Redentor, la Torre Redonda tiene la ventaja de estar en el centro histórico y, por lo tanto, en el corazón de toda la actividad turística.

Torre Redonda

Por otra parte, debemos señalar que la Torre Redonda se encuentra en una ubicación muy concurrida, lo que hace que la entrada a veces pueda parecer un poco cara, sin embargo, vale la pena visitarla. Si estás buscando un plan económico, quizás te interese optar por uno de los tours gratuitos de Copenhague para conocer los sitios más emblemáticos de la ciudad, pero si en tu presupuesto tienes algo de margen, no dudes en agregar la Torre Redonda a tu lista de cosas por hacer. No te arrepentirás de esta experiencia única.

8. Museo Nacional

Si estás buscando una actividad cultural en Copenhague, definitivamente deberías considerar una visita al Museo Nacional. Aunque reconozco que es un museo muy grande y debes planear bien tu tiempo para recorrerlo todo, creo que vale la pena dedicar unas horas o incluso un día completo para explorar las diversas exposiciones que ofrece. Uno de los aspectos que más nos gustó es la variedad de culturas y períodos históricos que abarca el museo, desde la prehistoria hasta la actualidad. Incluso si no eres un experto en historia, creo que puedes encontrar algo interesante para aprender y apreciar.

Por otro lado, es cierto que algunas salas pueden parecer un poco tediosas, especialmente si no tienes un gran interés en la prehistoria o la cultura danesa. Sin embargo, creo que la mayoría de las exposiciones están presentadas de una manera visualmente atractiva y fácil de entender, gracias a la inclusión de gráficos, videos y artefactos interactivos. También es importante destacar que el museo es muy accesible para personas con distintos niveles de conocimiento y edad: hay zonas para niños, áreas para tocar y experimentar, e incluso una exhibición de cosplays.

Museo Nacional

Otro punto a favor del Museo Nacional es su ubicación central en la ciudad, lo que lo hace fácilmente accesible por transporte público o caminando. Además, si adquieres la tarjeta turística de Copenhague, puedes entrar de forma gratuita y ahorrarte un poco de dinero. En resumen, si quieres tener una experiencia culturales en tu visita a Copenhague, el Museo Nacional puede ser una opción entretenida y educativa, solo no olvides usar calzado cómodo y dedicarle suficiente tiempo para poder apreciarlo por completo.

9. Den Gamle By

Si estás en Dinamarca, no puedes perderte una visita a Den Gamle By. Este museo al aire libre es una experiencia única que te transporta en el tiempo, mostrándote cómo era la vida en Dinamarca desde el siglo XVII hasta los años 80. La villa está compuesta por una gran cantidad de casas auténticas traídas de diversos lugares del país, decoradas y recreadas con mucho detalle, y algunas son de diferentes oficios como una sombrerería, una farmacia o una panadería. Además, muchos actores se encargan de dar vida a los personajes de cada época, lo que hace que la experiencia sea todavía más realista.

La visita puede llevar todo el día, ya que hay mucha información para absorber y una gran cantidad de casas para explorar. Además, puedes disfrutar de la típica comida danesa dentro del recinto, aunque debes tener en cuenta que es bastante caro. A pesar del precio, considero que la visita vale la pena, ya que es una oportunidad única de sumergirse en la historia y la cultura de Dinamarca.

Además de la villa, hay una planta subterránea interactiva que ofrece una experiencia educativa e interesante. También es un lugar ideal para los amantes de la fotografía, ya que hay muchas oportunidades para capturar momentos únicos y auténticos de la vida antigua en Dinamarca.

Den Gamle By

En resumen, Den Gamle By es uno de los mejores lugares que puedes visitar en Aarhus y en Dinamarca en general. Es una experiencia inolvidable que te acerca a la verdadera historia del lugar y su cultura de una manera realista y cautivadora. Aunque es un poco caro, creo que vale la pena dedicar un día entero para explorar este museo al aire libre y sumergirse en la historia danesa.

10. Palacio de Christiansborg

El Palacio de Christiansborg es una visita que no puedes perderte en Copenhague. Tal como sugieren las reseñas, este complejo palaciego alberga una fascinante complejidad histórica en su interior. Aunque algunas partes del palacio están cerradas al público debido a que son sedes de los tres poderes del Estado danés, las áreas que está abiertas son igual de interesantes. Además, la ubicación del palacio en la isla de Slotsholmen, integrada a la ciudad, lo hace una atracción visualmente sorprendente que contrasta magníficamente con el entorno ambiental.

La visita a la torre del palacio es una oportunidad imperdible ya que te ofrece vistas espectaculares de la ciudad. Y lo mejor es que no tiene costo: solo necesitas aguantar la cola y pasar los controles de seguridad. Es cierto que, aunque algunos edificios dentro del complejo palaciego están orientados a aspectos más infantiles, como es el caso de las caballerizas y las cocinas, la mayoría son de gran interés y belleza. Por ejemplo, las salas reales son una de las mejores de Europa y es fascinante recorrer las ruinas subterráneas medievales. La capilla es también un tesoro que vale la pena visitar.

Palacio de Christiansborg

Aunque el Palacio de Christiansborg no tiene la grandiosidad de otros palacios europeos, lo compensa con el buen servicio de atención al público que ofrece. La visita resulta muy ilustrativa y una experiencia preciosa, mientras que el lugar ofrece una variedad de estilos arquitectónicos en una fusión que va desde el siglo XVIII al XX. Algunas reseñas advierten acerca de los guardias que cuidan el edificio. Sin embargo, esto no significa que debas evitar tomar fotos en la región, ya que es un lugar realmente fotogénico. En resumen, visitar el Palacio de Christiansborg es una de las mejores cosas que hacer en Dinamarca, tanto para disfrutar en su interior como para deleitarse con la belleza de su construcción exterior.

Esperamos que esta guía para turistas haya sido de gran utilidad para conocer las mejores cosas que hacer en Dinamarca. Si tienes algún comentario, experiencia o sugerencia adicional que quieras compartir con nosotros, no dudes en dejar tu comentario en la sección correspondiente. Nos encantaría saber más acerca de tus impresiones y cómo tu viaje a Dinamarca resultó ser una experiencia única e inolvidable. ¡Escríbenos y comparte tu historia con la comunidad viajera!

Scroll al inicio